martes, 23 de febrero de 2016

OAXACA

La primer vez que llegué a OAXACA lo hice en tren, fue un viaje que organizamos un gran amigo (CHIQUILÍN) y yo hace veintidós años. El trayecto era fascinante, catorce horas sin saber dónde exactamente estábamos. Desde esa vez no he dejado de tener ganas de volver y hacerlo. He tenido el privilegio de visitar el estado diferentes veces y en diferentes circunstancias; sin dejar de sorprenderme cuánto me gusta estar aquí, llevándome siempre un eco que me dura semanas en que, mágicamente, saco los recuerdos de la maleta y vuelvo a la ciudad. Esta vez pude hacer una historia nueva de la mano de quien me enamora cada día... Aquí les dejamos nuestros rincones favoritos...

Follow by Email

Seguidores