lunes, 7 de junio de 2010

DOCTOR! DOCTOR!






En mi vida he tenido dos experiencias que me han hecho implorar la ayuda de un doctor. La primera fue con una intoxicación después de comer mariscos en león guanajuato (ahora ya tengo claro que es de gran valentía comer comida del mar en una región que no tiene más aportación que calzado y piel) y la segunda fue en la madrugada del sábado.

Una semana antes me habían diagnosticado un cuadro medioqueregular de colitis; curiosamente yo pensé desde entonces que los síntomas iban más por otro lado. Sin embargo, durante una semana aguanté el tratamiento y las molestias disminuyeron (sólo eso). Afortunadamente me confundí con la duración del tratamiento y lo suspendí en una semana, fue entonces cuando aparecieron otra vez unas molestias mucho más agudas que no me dejaban acostarme, pararme, encorvarme, estirarme, tocarme, etc...

Aproximadamente a las cuatro de la mañana del sábado, me despertó un malestar que me hizo tomar el celular y escribirle medio mensaje a mi doctor, pues el dolor no me dejaba pensar mucho y la tecla 6 (mno) de mi celular que se encuentra estropeadísima tampoco me dio mucho chance para la redacción de un texto digno que explicara mi situación. Por tanto, decidí cerrar los ojos y dormir un poco.. Inútil intento..; tomé el teléfono con mayor decisión y le marqué a mi doctor (cabe señalar que él cuida mucho su salud y su sueño, por lo que nunca contestó)y el intento no tuvo ningún buen resultado... Enseguida le marqué a - y le expliqué cómo me sentía; los dos nos conectamos e investigamos los síntomas de apendicitis y las cláusulas de mi seguro para saber bien a dónde y a qué hora correr. - me dijo (ahora a través del messenger) que pasaba por mí y que me llevaba al hospital; yo busqué por mi parte mi tarjeta del seguro y hablé a la línea de ayuda para saber qué hospitales están afiliados y nos quedaban cerca de casa. Afortunadamente, existe uno que está como a cinco calles de la mía. - llegó me subí a su coche y nos fuimos al hospital.
Muy seguros nos estacionamos y nos bajamos a uno que (erróneamente) pensé era el elegido. NO! big mistake!! ahora a preguntar dónde se ubica el otro.. camínale para acá, pregúntale al de los tacos, aguántate tantito más, cruza el eje tres y ahí está: HOSPITAL DALINDE (CON SU RESTAURANTE: DALÍ). Preguntamos, dimos un depósito de $3,000.00 pesos mexicanos (tresmil pesos mexicanos 00/100) y pues esperar a que me llamaran...

Una vez dentro de urgencias me hiceron preguntas y pruebas.. aparentemente, todo indicaba que era apendicitis; sin embargo habría que hacer más estudios. Me metieron a un cubículo y me intercambiaron mi pants, sudadera y camiseta por un camisón de los que te dejan la espalda y pompas descubiertas. me acosté; una enfermera (muy novata) se encargo de inyectarme el suero, poncharme unas venas (tal cual lo dijo ella) interrogarme sobre mis tatuajes y sacarme tres tubos con sangre.
La chica no parecía muy diestra pues me pinchó más de cinco veces y rastreo con la aguja hasta encontrar lo que buscaba. De plano yo tenía que decirle que apretara más la liguita para que brincaran las venas.. me salpicó mi camisón con sangre, ensució las mangueras y pues, lo más importante, me lastimó muchísimo.

De ahí, los resultados de la sangre no parecían tan claros, pues los leucos (como dicen los doctores cool) no estaban en el nivel que sugiere una apendicitis.. me sacaron placas; le llamaron a un camillero que no podía ya ni con su alma y me subió a rayos "x" (no sé si subieron o bajaron la verdad, sólo sé que entré a un elevador y salí ahí); llegué otra vez a mi cubículo y ahora: "haz pipí.. nos urge tu estudio de orina"- me decía la nomuyaptaenfermera.. Después de un buen tiempito... me dijeron los doctores que era necesario hacer un ultrasonido para descartar algo del riñón y confirmar la apendice (pues me enteré también que es LA, osea femenina.. Doña apéndice).

A éste estudio entraron tres doctores y la encargada del estudio, uno de ellos era quien me operó, con quien crucé en toda mi experiencia no más de cinco palabras. sólo me acuerdo que era el Dr. Reyes... algo. el cual no nos dio confianza a ninguno de los que intercambiamos algún tipo de información con él.. pero bueno, ni modo.. la verdad me dolía muchísimo y me urgía que hicieran algo urgente.

Ya decidida la operación, otra vez en el cubículo, llegaron mis papás y mis hermanos.. hablé con cada uno de ellos (con mi mamá lloré un poco y con - también).

Ahora sí, me quitaron chones; me pusieron una gorrita como que rasta pero de papel; me intercambiaron mis calcetines por unas medias apretadas, apretadas y largas, largas... Y pues esperar... todavía (para confirmar, supongo) se acercó uno de los doctores y me volvió a apachurrar la panza, preguntándome si me dolía...(pues qué no estaba ya todo muy claro?? pero bueno).

A lo lejos escuché que ya me habían mandado llamar del quirófano, sólo faltaba que el camillero... (el que no pude ni con su alma) viniera no sé de dónde por mí.

Llegó y me intercambiaron de camilla, otra vez al elevador; lapocoaptaenfermera ya en los últimos momentos me puso una pulserita que parecía de SPRING BREAK, pero que indicaba mi nombre, fecha de nacimiento y sexo.

En el quirófano me recibió un chico muy chaparrito y gordito junto con tres chicas bonitas y amables (por lo menos!- pensé.. me sentí más seguro). me pasaron a la plancha y ya eran 5 las chicas que estaban ahí. La encargada del dopaje, empezó a dictarles a las demás un arsenal de cosas que le iba a poner al suero, mientras me platicaba disque para darme tranquilidad (eso creo).

Le pregunté si era un mito o si de verdad los doctores ponen música mientras operan y ella me contestó que si quería música??? Sin dejarme contestar nada y dentro de su mismo dictado, pidió que conectaran el ipod. Escuché la música y ví que entraba uno de los pocos doctores que me cayó bien, vestido bien de SCRUBS.. Al mismo tiempo sonaban "los dioses ocultos" de caifanes y eso fue lo último que supe.

"RODOLFO!!! RODOLFO!! CÓMO TE SIENTES, YA CASI TE SUBIMOS A TU HABITACIÓN"- me gritaba una enfermera. Al escuchar esto, yo dije: "ya pasó todo y ya me van a subir a mi habitación, tengo que demostrar que estoy fuerte..." estaba terminando el "fuert.." y me volví a quedar dormido... Por más esfuerzo que hacía... me vencía el sueño..

Finalmente, medio que desperté y me subieron (o bajaron) a la habitación.. ahí, lo primero que vi.. según recuerdo, fue a mis tres hermanos, platicamos un poco.. pero creo que todo lo que viví esa tarde lo recuerdo como un sueño..

Me visitaron tíos, mis papás.. un gran amigo, mi cuñado y mi sobrino que, hasta me regaló un dibujo fenomenal. - se quedó todo el tiempo, me cuidó por la noche y se encargó de todos los tramites (que son un lío). Este es otro punto que les recomiendo: estén al día e inviértanle a un segurito médico... (es un paro)

Hoy estoy en casa de mis papás recuperándome y recibiendo mucho cariño; gracias a todos los que me lo demuestran... LOS AMO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores